::Blogs / JGT's blog / Inclusión Digital, Software libre y Globalización contra-hegemónica (Sérgio Amadeu da Silveira)

Inclusión Digital, Software libre y Globalización contra-hegemónica (Sérgio Amadeu da Silveira)

  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/views.module on line 823.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_display::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_display.inc on line 1684.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_display::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_display.inc on line 1684.
  • strict warning: Declaration of views_handler_argument::init() should be compatible with views_handler::init(&$view, $options) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/handlers/views_handler_argument.inc on line 699.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 584.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 584.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 61.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 61.

Escrito por JGT - Publicado el 21 October 2008

Compartimos un extracto del artículo “Inclusión Digital, Software Libre y Globalización contra-hegemónica”, de Sérgio Amadeu da Silveira., publicado en el libro Software Libre e Inclusión Digital. (Conrad Editora, 2003. Brasil).

(* Texto original en portugués, traducido por Jorge Gallardo Turiel, CSOL)

Un segundo argumento se refiere al costo para el Estado. Las soluciones no propietarias pueden ser menos onerosas. El uso del software libre en los programas de inclusión digital genera una gran economía en razón del no pago de licencias. En un escenario de ajuste fiscal, es fundamental economizar el costo de las licencias de uso -en el mínimo, 150 dólares por computador destinado al programa de inclusión digital.

Los recursos economizados con las licencias de propiedad pueden ser empleados en formación, entrenamiento y educación digital. Así, se apuesta al fortalecimiento de la inteligencia colectiva local. Formar monitores e instructores en las localidades sobre GNU/Linux y otros programas contribuye también para ampliar la capacidad de las comunidades en agregar valor no perecible a su fuerza de trabajo.

Como tercer argumento, el software libre necesita soporte y mantenimiento, tal como el propietario. El uso de software libre en los telecentros y unidades de inclusión digital puede ser un gran incentivo al surgimiento de numerosas empresas locales capacitadas para configurar y hasta desarrollar soluciones adecuadas a los intereses de las empresas y órganos públicos locales. Las dos ventajas más destacadas en el uso del software libre para el desarrollo económico y social local son el código abierto y la inexistencia del pago de royalties por su uso. El código abierto permite que cualquier programador hábil cree soluciones que atiendan mejor las necesidades de su cliente. La inexistencia de royalties permite que toda la renta generada por la empresa local de soporte y desarrollo quede con ella.

Como cuarto argumento, no es correcto utilizar dinero público para formar y alfabetizar digitalmente a los ciudadanos en un lenguaje propietario de un monopolio privado trasnacional. Aunque las licencias de uso de un sistema operativo propietario sean donadas gratuitamente para los programas de inclusión digital, en realidad, el Estado estaría pagando sus profesores, monitores e instructores para adiestrar y entrenar usuarios para aquella empresa.

El sistema operativo es el principal software que va dentro del computador. Es el lenguaje que permite al computador entender nuestros comandos. En la sociedad de información, el sistema operativo se convirtió en uno de los principales lenguajes, por ser esencial para la comunicación hombre-máquina, como también para la comunicación entre un hombre-máquina y otro hombre-máquina. El control de los lenguajes básicos de la era de la información no debería ser propiedad de ningún grupo económico o persona.

Sistemas operativos propietarios son construidos para no tener compatibilidad e interoperabilidad con otros sistemas competidores. Con eso, la tendencia de la economía de redes es la del monopolio. Los economistas Carl Shapiro y Harl Varian abogan que,

… en las redes “reales”, las uniones entre los nodos son conexiones físicas, como los rieles de los trenes o los cables telefónicos. En las redes virtuales, las uniones entre los nodos son invisibles, aunque sean no menos esenciales para la dinámica del mercado y la estrategia competitiva. Estamos en la misma red de computadores si podemos usar el mismo software y compartir los mismos archivos. Del mismo modo que un ramal ferroviario corre peligro si no se puede unir a la línea principal, lamente por aquellos cuyo hardware o software sea incompatible con la mayoría de los otros usuarios (Shapiro & Varian, 1999, p.205)

Las estrategias de aprisionamiento, en el lenguaje de la economía de la información, o de fidelización, en el lenguaje del marketing, pasan por mantener la red de usuarios de software propietario con el apoyo del Poder Público. El dominio de Microsoft en el mercado de sistemas operativos se basa en las economías de escala del lado de la demanda. Sus clientes valorizan su sistema operativo por ser ampliamente utilizado (Shapiro & Varian). En caso que el Estado pase a utilizar en sus telecentros, escuelas, bibliotecas y demás órganos públicos un sistema operativo libre, estará iniciando un proceso de inversión de la escala de la mayor red. Estará viabilizando una red rival, libre, abierta y no propietaria.

El uso del dinero fiscal debe incentivar la proliferación de lenguajes y software esenciales de dominio público. En caso que el lenguaje básico de Internet, el protocolo TCP/IP fue propiedad de una empresa, probablemente la red mundial de computadores no tendría la penetración y el potencial democrático que tiene hoy. Las políticas de inclusión digital deben romper con la política de aprisionamiento de los mega monopolios privados. El combate a la exclusión digital está intrínsecamente ligado a la democratización y a la desconcentración del poder económico y político.

Conclusión: libre e inclusivo.

Muchos dirigentes públicos y empresariales todavía consideran que el uso del computador sólo es importante para la profesionalización de la población. Esa visión constituye la cultura del uso limitado de la tecnología y deja de lado la dimensión de la ciudadanía. Sin duda, es urgente y prioritario implantar laboratorios de informática en todas las escuelas y conectarlas a la red informacional. Pero es insuficiente incluir en el mundo digital apenas al niño y el adolescente escolarizados. ¿Y los adultos y los demás adolescentes, que están fuera de la escuela? ¿Dónde ejercerán su derecho a la comunicación? El acceso a la comunicación en red es la nueva fase de la libertad de expresión en la era de la información. Todo ciudadano o ciudadana debe tener el derecho de acceder a la Web y utilizar una casilla de correo electrónico. Todo ciudadano debe tener el derecho a acceder a las informaciones y servicios gubernamentales que cada vez más migran hacia la Internet. La ciudadanía en la era de la información impone el derecho de comunicarse, de almacenar y procesar informaciones rápidamente, independientemente de condición social, capacidad física, visual o auditiva, género, edad, raza, ideología y religión.

Es necesario insistir que el derecho a la comunicación mediada por computador también es el derecho de los niños pobres a utilizar las tecnologías para ejercer la dimensión lúdica de la infancia. Es el derecho de las mujeres a obtener todos los beneficios de la sociedad informacional. Es el derecho de quienes tienen algún tipo de deficiencia a comunicarse en un mundo cada vez más conectado. Sin duda, la alfabetización o la formación digital básica es una base esencial para la profesionalización y para la mejoría de la calidad económica de la fuerza de trabajo del conjunto de las naciones, pero esto es apenas una de las dimensiones del uso de las tecnologías.

Somos cada vez más una sociedad tecnodependiente. El control de la tecnología se torna vital y dicta las posibilidades de desarrollo y de inclusión social. Las funciones y los procesos principales de la era informacional están siendo cada vez más organizados en red y a través de Internet. La morfología de la redes es una fuente drástica de reorganización de las relaciones de poder: “una vez que las redes son multiplicadas, los códigos interoperativos y las conexiones entre redes se tornan fuentes fundamentales de formación, orientación y desorientación de las sociedades” (Castells, 1999, p.499). Aquí tenemos el vínculo claro entre el combate a la exclusión digital y el movimiento del software libre.

El control de los estándares, de los lenguajes y protocolos de conexión debe ser público y lo menos costoso posible para las sociedades pobres o en desarrollo. Incluir digitalmente es un primer paso para la apropiación de las tecnologías por las poblaciones socialmente excluidas con la finalidad de romper la reproducción de la miseria. Compartir el software y los demás productos de la inteligencia colectiva es decisivo par ala democratización de los beneficios tecnológicos y requiere ser incentivado. De ese modo, las políticas de inclusión digital no pueden servir al mantenimiento y expansión del poder de las mega corporaciones del localismo globalizado (Souza Santos). Deben incentivar la desconcentración de poder y no los monopolios. Deben incentivar el desarrollo y la autonomía de las localidades, regiones y naciones pobres y no su subordinación a las cadenas de marketing del mundo rico. Deben incentivar la libertad y no el aprisionamiento a las redes privadas. Deben consolidar la diversidad y no la monodependencia. Deben ser software libre.